533 millones de personas, usuarios de Facebook, quedaron expuestas el fin de semana, cuando un fallo de seguridad de la red social más famosa hizo que se publicarán los datos privados de los usuarios de forma gratuita. 

Facebook, la red social más grande del mundo, con más de 2 mil millones de usuarios en todo el mundo, acaba de filtrar los datos privados de un total de 533 millones de usuarios en la red. El investigador que informó el fallo de seguridad dice que espera por la respuesta de Facebook reconociendo esta “absoluta negligencia” en el manejo de los datos de los usuarios. 

Alon Gal, cofundador y CTO de Hudson Rock, una firma de ciberseguridad contra el ransomware, señala que los datos filtrados incluyen nombres y apellidos, números de teléfono asociados a la cuenta de Facebook, direcciones de correo electrónico, direcciones y ubicaciones geográficas, fecha de nacimiento, entre otros datos privados que maneja la compañía. 

Hasta ahora, Facebook no ha pronunciado ningún comunicado en referencia a la filtración de tal cantidad de datos, y parece que tampoco se tomó las molestias de informar a los usuarios afectados de dicha filtración de datos, sucedida hace unos 3 meses. 

Te puede interesar: Facebook planea un ataque más a la privacidad de sus usuarios a través de WhatsApp

Fallos de seguridad recurrentes en Facebook

Según explica Gal, la vulnerabilidad que permitió que se filtrarán los datos de la plataforma fue descubierta en 2019, y según informó la compañía social, fue “parcheada” en ese entonces. 

Gal señaló que los datos fueron filtrados en enero de este año, y que llevan 3 meses rodando en diferentes plataformas de pago en la web, pero no fue sino hasta ahora que se hicieron de dominio público

Bit2Me News ha informado sobre los fallos de seguridad recurrentes que ocurren en Facebook, una importante red social que maneja los datos privados de miles de millones de usuarios en todo el mundo, y que parece no importarle el manejo que le da a estos más allá de su beneficio propio. 

A inicios de junio del año pasado, Facebook publicó un comunicado expresando que “por error” permitió que 5.000 desarrolladores continuarán accediendo a los datos de los usuarios de la red. También, en 2018 la compañía fue acusada de extraer y vender los datos de usuarios europeos en otros continentes; algo que Facebook aceptó como una “medida” para evitar la aplicación del Reglamento de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR). Como si esto fuera poco, el propio Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, envió una carta al Senado de los Estados Unidos reconociendo que vigilan a los usuarios, incluso a los que no tienen cuenta dentro de la plataforma de red social. 

Con todos estos fallos de seguridad, y con todas las acciones poco éticas que ha realizado Facebook a lo largo de su historia, era de esperarse que los reguladores tomarán una posición bastante firme en contra de la emisión de una moneda digital por parte de esta compañía. 

Facebook y su moneda digital

El gigante de las redes sociales anunció en 2019 que lanzaría un moneda digital para “reinventar el dinero”. Los planes consideraban una moneda digital de orden global, acompañada de una app, que los usuarios podían utilizar para realizar pagos y transacciones transfronterizas a sus familiares, amigos y demás conocidos en cualquier parte del mundo. Sin embargo, pese al entusiasmo de la compañía por su proyecto, los reguladores del mundo solo expresaron escepticismo por la moneda, y rápidamente se pronunciaron en su contra. 

¿Los motivos? El mal manejo que la compañía ha realizado con los datos personales de los usuarios, y el mismo mal manejo que seguramente le dará a los datos financieros; exponiendo a los usuarios a riesgos de robo, pérdida absoluta de sus fondos y capitales, y más. 

La negativa de los reguladores para la emisión de una moneda digital de parte de Facebook, y las fuertes exigencias para que cumpla con altos parámetros de seguridad y protección, han hecho que importante inversores iniciales abandonaran el proyecto; como Visa, Mastercard, Vodafone, Uber, eBay y muchos otros más. 

Hace poco, Facebook presentó un proyecto de moneda digital menos ambicioso que el inicial e incluso cambió el nombre de la moneda, de Libra a Diem, y de la app, de Calibra a Novi, en busca de la aceptación de los reguladores. Aún así, los reguladores se niegan a ver concretado este proyecto y a autorizar la emisión de la moneda. 

Riesgos de la filtración de datos

Aunque para algunos llegue a parecer algo poco grave, una filtración de datos es en sí un fallo bastante preocupante para la seguridad de los involucrados. Al ser una data con información personal y detallada de los usuarios que ha quedado en el dominio público, lo más probable es que comiencen a ocurrir ataques de phishing y de ingeniería social que buscarán estafar a los usuarios desprevenidos. 

En su twitter, Gal comenta que habrán personas malintencionadas que sin duda utilizarán la información filtrada por la compañía para tratar de estafar o hackear a los usuarios.  

En noviembre del año pasado, Facebook comenzó a tomar acciones bastante hipócritas prohibiendo la etiqueta #Bitcoin. Según la red social, las acciones se tomaron como una forma de proteger a sus miles de millones de usuarios de la “riesgosa” inversión en esta criptomoneda. Mientras que en realidad, su preocupación por la seguridad de los usuarios debería centrarse en proteger los propios datos que maneja de estos. 

Continúa leyendo: G7 sigue impidiendo que Libra de Facebook sea lanzada sin antes respetar las regulaciones

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments