Facebook lo ha vuelto hacer, otra fuga de datos masiva ha salido de las entrañas de su plataforma y esta vez de una forma bastante rocambolesca, aunque no sea a lo único que debemos prestar atención.

Resulta que ahora la compañía del “Me Gusta” ha dejado la puerta abierta para que más de 5000 desarrolladores de aplicaciones obtengan datos de perfiles de la plataforma de forma ilegal, aunque esta vez “por error” según el propio comunicado liberado por la compañía. Sin embargo, esto deja muy en claro que Facebook y sus políticas de seguridad y control de acceso a los datos de sus usuarios sigue siendo tan débil como el momento en el que sucedió el escándalo de Cambridge Analytica.

Lo más irónico de todo esto es que Facebook sigue empeñada en aumentar su poderío y presencia en la vida de sus usuarios y esta vez a través de su moneda digital Libra y su monedero Novi, antiguamente Calibra. Las promesas de un correcto manejo de datos privados y la no utilización de los mismos para venderlos a un tercero, es parte central de los intentos de Facebook por hacerse ver como una empresa seria que será capaz de manejar los datos económicos y financieros de sus potenciales 2500 millones de usuarios en todo el mundo. ¿Puede realmente una empresa con este perfil manejar una data tan delicada de forma confiable? Las acciones y errores de la empresa hablan por si solas, y la desconfianza crece ante la inmensa falta de transparencia de Facebook en este sentido.

Pero no solo eso, Facebook ha tenido a lo largo de su vida un oscuro historial de seguridad y transparencia, comenzando por sus políticas cambiantes y ambivalentes, y peor aún, por sus practicas que de ética no tienen nada. Por ejemplo, el hecho de encontrar debido a una investigación un grave error en el software GNOME Vídeos. El error en cuestión permitía rastrear la IP y ubicación de una persona por medio de un video especialmente modificado para ello. En este punto, lo ético era que Facebook informará del fallo para solucionarlo, pero nunca lo hizo. Básicamente, lo que hizo Facebook fue contratar a una empresa para buscar un zero-day (una vulnerabilidad informática grave) y comprar dicha información.

Aún así, Facebook intenta demostrar que es capaz de hacerse responsable de los datos económicos de un tercio de la población del planeta. Nos pide que instalemos su monedero y hagamos transacciones en él, nos pide que formemos parte de su “clientela” en lo que sería el banco digital más grande del mundo, todo al mismo tiempo demuestra lo poco que le importa la seguridad y privacidad de los datos en su actual plataforma, y no hace nada útil para remediarlo.

Aprende con Bit2Me Academy: Qué es Libra: Facebook tiene ¿criptomoneda?

“Árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza”

Seguramente habrás escuchado aquel refrán que reza:

Árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza

La verdad es que la cita es perfecta para la actuación que Facebook ha mostrado a lo largo de su historia, y lo ha demostrado el mismo Mark Zuckerberg al aceptar que incluso vigilan a aquellos que no tienen cuenta en su red social; una revelación que hizo en una carta al Senado en la que narra estos hechos y muchos otros más.

De hecho, en la Unión Europea, Facebook ha actuado de forma muy poco ética (por debajo de su propio estándar). En 2018 por ejemplo, se le encontró sacando datos de sus usuarios en el continente, enviándolos a otras ubicaciones y vendiendo esos datos, tan solo para no respetar la GPDR. Sin embargo, pese a corregir dicha acción, el incumplimiento de esta ley por parte de Facebook deja mucho que desear.

Estas actuaciones hacen pensar que darle acceso y poder en nuestras finanzas sea un “suicidio a la privacidad”. Es darle un poder inmenso a una empresa que ha demostrado ser enemiga número uno de cualquier cosa que pueda llamarse o decirse “privado”.

Libra y Novi, las nuevas herramientas de vigilancia de Facebook

En este punto, el proyecto de moneda digital de Facebook, Libra es solo un medio más de esta empresa para obtener aquello que desea: nuestro datos, a través de los cuales puede generar dinero de formas nunca imaginadas. Y es que en esta época del Siglo XXI, la información es poder, y Facebook quiere un poder que nunca antes nadie ha tenido. Un poder, que me atrevo a decir, ni siquiera el gobierno estadounidense ha llegado a poseer.

Cuando Libra y Calibra fueron anunciadas, el criptomundo se volvió inmediatamente en contra. El historial de Facebook hablaba por si solo, y la sola idea de que esta empresa tuviera acceso a dichos datos ya era escalofriante. Incluso Facebook en su propia documentación indicaba condiciones de privacidad idénticas a las que llevaron al escándalo de Cambridge Analytica, por lo que de solo pensar que sus políticas de seguridad fueran las mismas para Libra, ya generaba aversión al proyecto.

Novi la nueva cara de Calibra y la nueva arma de vigilancia que Facebook quiere en su arsenal.

No pasó mucho cuando los mismos políticos del Congreso y Senado estadounidense detuvieron a este titán, y desde entonces, Libra es un proyecto más de sueño que de realidades. Incluso el reciente intento de abrir un servicio de pago por mensajería usando WhatsApp en Brasil fue paralizado.

Además Facebook ha ido perdiendo fuerza aliada en su intento por sacar Libra adelante, y el nuevo rostro del proyecto, Novi, tampoco ha recibido buenas críticas, después de todo, sigue siendo el mismo titan solo que con otro nombre, al final Novi y Libra siguen siendo las nuevas armas de vigilancia que Facebook quiere en su arsenal. Y si a eso le unimos que busca hacer que todo esto quede en una blockchain, donde los datos quedaran grabados de forma “inmutable”, Facebook estará creando la herramienta de vigilancia masiva más sofisticada de la historia humana.

La pregunta del millón es: ¿Caeremos en la trampa? Yo en lo personal espero que no, porque no hay nada más valioso que mi vida y mi privacidad.

Continúa leyendo: Bitcoin en tiempos de Crisis y Pandemia

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments