Las compañías y empresas basadas en tecnología blockchain ahora deben contar con una certificación emitida por el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia para funcionar y prestar servicios dentro de la nación.

Pese a que Rusia hace poco implementó la tecnología blockchain para establecer un sistema de votación electrónico en las ciudades de Moscú y Nizhniy, ahora el gobierno está implementando medidas que buscan imponer límites en el uso de esta tecnología dentro de su territorio. El Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa, el FSB, sucesor de la antigua KGB, está implementando un proceso de certificación para todas aquellas empresas y compañías que presten servicios relacionados con la tecnología blockchain, por lo que estas organizaciones estarán bajo la supervisión de este servicio de inteligencia. 

Así mismo, se estima que las compañías blockchains que deseen obtener sus certificaciones y licencias para prestar servicios financieros y empresariales dentro del territorio ruso deberán costearlas por un montante de hasta 100 mil dólares, además de esperar hasta un año para su aprobación. 

Te puede interesar: Varios países implementan la tecnología blockchain para establecer un sistema de voto electrónico justo y transparente

¿Qué hay detrás de la certificación del FSB?

Aunque no existe una ley rusa que establezca que las empresas y compañías blockchain deben disponer de un certificado emitido por el FSB, en la Ley Federal Nº63-FZ del 6 de abril de 2011 si se establece que estas organizaciones deben disponer de firmas electrónicas validadas y certificadas por el estado, para que los documentos puedan tomarse como legales. 

Entonces, aunque por ley las compañías no están obligadas a certificarse ante el FSB, si tienen una razón de peso para hacerlo; puesto que con esta certificación sus procesos y transacciones adquieren un significado legal ante el estado. 

Mayor nivel de seguridad y confianza para usuarios y clientes

De igual forma, la certificación le garantizará un mayor nivel de seguridad y confianza a clientes y usuarios, por lo que las inversiones en las compañías certificadas pueden verse beneficiadas a medio y largo plazo. Incluso, para varios expertos como Dmitri Plakhov, Director del Comité Técnico del Centro de Tecnología de la Universidad de San Petersburgo, la implementación y exigencia de las certificaciones será una ventaja competitiva adicional para los proveedores de servicios financieros y empresariales basados en blockchain, que garantizará que dichos servicios cumplirán con todos los requisitos de seguridad establecidos.

El proceso de certificación se aleja de la transparencia propia de blockchain

Por otra parte, aunque la certificación le puede brindar mayor seguridad y protección a clientes y usuarios, el proceso para obtenerla puede ser complicado y está lejos de ser transparente. La certificación FSB de las compañías se realiza por medio de software desarrollado por proveedores de certificados que a su vez están certificados por el FSB. Por ejemplo, el sistema MasterChain, la blockchain empresarial del Banco Central de Rusia, está bajo la supervisión de la compañía CryptoPRO, que a su vez está certificada por la FSB. 

Así mismo, la compañía Bitfury, que se encargó de desarrollar el sistema de votación ruso Exonum basado en blockchain, también utilizó un software desarrollado por un proveedor certificado de la FSB, para que el sistema de votación fuera compatible con lo requisitos gubernamentales exigidos. Como vemos, aunque los software utilizados sean los responsables de cifrar los datos, garantizar la seguridad y la conexión de los nodos, entre otros aspectos, las funciones de estos software dependen del desarrollador que los diseñe, y estarán bajo la supervisión de compañías centralizadas.

Por otra parte, las certificaciones del FSB pueden tardar hasta más de 1 año en emitirse, debido a lo complicado del estudio que se debe realizar a toda la arquitectura blockchain de una organización para evaluar los diferentes modelos de amenazas. Además, a todo esto se le añade que la FSB cuenta con poca experiencia en sistemas blockchains, por lo que tiene que enfrentarse con nuevos y novedosos conceptos relacionados con esta tecnología, como por ejemplo los smart contracts (contratos inteligentes). 

De igual forma el estándar criptográfico ruso puede también dificultar que proyectos internacionales y globales tengan presencia dentro de su territorio, debido a que la nación es estricta en cuanto al uso de herramientas criptográficas extranjeras, mientras que el uso de los estándares rusos en el exterior puede no ser muy llamativo.

Aún así, pese a las nuevas reglas impuestas por el estado para las empresas y compañías blockchain, Rusia lleva varios años innovando en esta tecnología que aún está en desarrollo. Se trata de adaptarse a la nueva era tecnológica o quedarse atrás en el tiempo ofreciendo servicios obsoletos y poco prácticos, y Rusia ha optado por la primera opción. El banco central del país y los bancos comerciales están adaptándose a la nueva coyuntura digital e innovando en nuevos y modernos servicios financieros y bancarios. De igual forma, los legisladores reconocieron recientemente a Bitcoin como un activo digital legal dentro del país, que pueden emplearse para almacenar valor y como un bien para la inversión.  

Continúa leyendo: ¿La comunidad crypto utilizará stablecoins vinculadas al euro? Expertos responden esta interrogante en mesa redonda

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments