Jay Clayton, que dejó la presidencia de la Comisión de Bolsas y Valores de los Estados Unidos (SEC) en diciembre, dice que nuevas regulaciones pueden estar por llegar al ecosistema de Bitcoin. 

Bitcoin (BTC), la criptomoneda más grande e importante de la criptoindustria por capitalización de mercado, fue declarada como no valor en los Estados Unidos, por lo que hasta ahora, los reguladores del país, como la Comisión de Bolsas y Valores (SEC), no tienen jurisdicción para regular a este activo digital. 

No obstante, el ex presidente de la SEC, Jay Clayton, declaró durante una entrevista en Squawk Box de la CNBC que la criptomoneda podría ser objeto de la regulación estadounidense en un futuro, ya que el hecho de no ser considerada un valor en el país, no la exonera completamente de no caer bajo la aplicación de nuevas normativas que se implementen para regular el sector financiero y de inversión. 

Clayton expresó que considera prudente que la regulación llegue pronto a este activo digital, ya que, a su juicio, de esto depende el futuro de la criptomoneda. 

Los comentarios de Clayton despertaron bastante polémicas en la cripto comunidad. Para muchos que entienden la importancia de Bitcoin en la sociedad, Clayton no hizo mucho por favorecer el desarrollo de la tecnología y la innovación en sus años de gestión como presidente de la SEC, por lo que no tiene moral para opinar al respecto. El ex presidente de la SEC ahora ejerce como asesor legal para One River Asset Management, uno de los fondos de cobertura más importantes del mundo que ya cuenta con una importante inversión en Bitcoin y Ethereum, de unos 600 millones de dólares y que aspira ampliar a más de 1.000 millones de dólares. 

Te puede interesar: One River, el jugador más joven en la apuesta institucional por Bitcoin

SEC y el caso Ripple y LBRY

La SEC bajo el mandado de Clayton presentó una demanda contra Ripple, la compañía responsable de la emisión del token XRP, considerado como un valor por el regulador. Según indicó la agencia a finales de diciembre, XRP es un token con una emisión centralizada, por lo que Ripple debió registrarse ante la SEC antes de comercializar con su producto con inversores y clientes estadounidenses. También dos altos ejecutivos de Ripple son objeto de investigaciones y del escrutinio del regulador. 

Más recientemente, la SEC también demandó a la plataforma de contenido descentralizado LBRY por más de 11 millones de dólares. A su juicio, LBRY violó las normativas de valores  estadounidenses al realizar, al igual que Ripple, la venta no autorizada de sus tokens en el país. 

Las acciones de la SEC son vistas por varios expertos como extralimitadas, que han argumentado que el regulador está sobrepasando todas sus facultades, y que está creando un precedente agresivo y desastroso para las empresas de esta industria. 

Mientras ambos casos están en pleno desarrollo, antes de que Jay Clayton llegara a la SEC, el regulador pronunció que ni Bitcoin ni Ethereum eran garantías. Más tarde, en 2019, la SEC reafirmó estas declaraciones, recordando que las dos criptomonedas más grandes del mercado no son consideradas como valores en los Estados Unidos.

GAFI apunta a los retiros a direcciones personales 

El GAFI, el Grupo de Acción Financiera Internacional, está mirando hacia Bitcoin, las DeFi y los tokens NFT desde la semana pasada. El objetivo de la entidad es el de establecer nuevas políticas y regulaciones que impidan el uso de los activos digitales en actividades ilícitas, como el blanqueo de capitales y el lavado de dinero. Por lo que a su juicio es necesario regular las transacciones de Bitcoin. 

La organización está presentando una propuesta en la que busca prohibir las transacciones de bitcoins a direcciones controladas por los propios usuarios; es decir, a direcciones de wallets o monederos personales. 

Aunque apenas se trata de una propuesta, el borrador del GAFI atenta en contra de la naturaleza propia de Bitcoin, que nació como un sistema financiero alternativo y descentralizado, capaz de devolver la libertad a los usuarios para manejar sus propios fondos, sin depender de intermediarios ni terceros de confianza. 

La propuesta del GAFI señala que las operaciones financieras y los retiros de bitcoins deberían realizarse solo a través de direcciones controladas por exchanges, las casas de intercambio del mundo cripto controladas por terceros; mientras que las transacciones desde monederos propios auto alojados deben prohibirse para minimizar los riesgos del lavado de dinero.  

Una realidad con el fiat que pocos ignoran

No obstante, conviene recordar que la centralización no es una garantía de transparencia y legitimidad, pues muchos bancos comerciales del sistema financiero tradicional actual 

se han visto envueltos en grandes casos de lavado de dinero y blanqueo de capitales. Como señalaron Glenn Hutchins, cofundador de la multinacional de inversión Silver Lake, y Alicia Pertusa, responsable del área de estrategia de Client Solutions del BBVA, un gran porcentaje del dinero fiat en circulación, en especial, los dólares estadounidenses, se usan en delitos financieros y otras actividades ilícitas a diario. Mientras que los datos de la reconocida firma de investigación forense en blockchain, Chainalysis, muestran que en la actualidad, ni siquiera el 0,2% de todos los BTC en circulación se han utilizado para cometer algún acto ilegal o delito. 

Estos datos, comparados con los de 2019 o años anteriores, muestran una reducción bastante significativa del porcentaje de BTC que usaban los delincuentes para cometer sus delitos. Esta importante reducción está directamente relacionada con la transparencia e inmutabilidad que ofrece Bitcoin como sistema financiero alternativo. En esta red y sistema todas las transacciones realizadas quedan registradas en su blockchain para siempre; y pueden verificarse en cualquier momento, por cualquier persona que lo desee. 

Bitcoin: Un sistema altamente transparente y confiable

Chainalysis publicó una carta donde hace referencia a este nivel de transparencia de Bitcoin para que los reguladores puedan investigar y rastrear transacciones sospechosas sin necesidad de centralizar las operaciones. La carta de la compañía de investigación surgió como respuesta a la propuesta del Departamento del Tesoro y la FinCEN de establecer nuevas normas y requisitos KYC sobre las transacciones de criptomonedas que se realicen desde o hacia monederos de auto custodia. 

Chainalysis destacó los riesgos de la centralización de información financiera, señalando que esto solo aumentará los hacks, y que pondrán en riesgo la seguridad de los usuarios e inversores y de sus fondos.  

Mientras tanto, Estados Unidos se prepara para el desarrollo de un dólar digital. La creación de una CBDC para la moneda nacional del país fue confirmada por la Reserva Federal (FED) recientemente, que informó que a finales de año la entidad ya tendrá el código y un prototipo del dólar digital para someterlo a evaluación pública.

Continúa leyendo: La regulación estadounidense incrementará los riesgos de hacks, dice Chainalysis

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments