Un joven británico de 22 años, acusado por el DOJ como uno de los responsables del hack a Twitter en julio del año pasado, fue arrestado por la Policía Nacional del Estepona (España).

Este miércoles las autoridades policiales de Estepona (España) arrestaron al ciudadano británico Joseph O’Connor, de 22 años de edad, por supuestamente estar involucrado en el hackeo a la plataforma social de Twitter ocurrido en julio del año pasado, donde se vieron afectadas más de 130 cuentas importantes, incluyendo la del actual presidente estadounidense Joe Biden. 

Según informó la Policía Nacional de Estepona, O’Connor está acusado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ) de múltiples ciberdelitos y tiene una denuncia penal en su contra presentada en el Tribunal de Distrito de EE. UU. para el Distrito Norte de California.

El joven británico fue localizado en el municipio español gracias a la colaboración de distintas agencias policiales, incluyendo al FBI, el Buró Federal de Investigaciones del DOJ, la Agencia Nacional contra el Delito del Reino Unido y la Policía Nacional de España. Entre los delitos de los que está acusado O’Connor se encuentran: ciberamenazas, ciberextorsión y ciberacoso.

Te puede interesar: El FBI arresta a Graham Clark y otros 2 jóvenes como los culpables del hackeo masivo a las cuentas de Twitter

Hackeo masivo a Twitter por jóvenes

Joseph O’Connor se une a la lista de jóvenes que ha arrestado el FBI y las autoridades policiales internacionales al ser acusados de ejecutar un hackeo masivo a las cuentas de Twitter el año pasado. En agosto, Graham Ivan Clark fue acusado y arrestado por más de 30 delitos cibernéticos, además de manipulación a un empleado de Twitter para acceder a cuentas importantes de la red social para estafar a los seguidores. El DOJ acusó a Clark de intrusión, delito y fraude electrónico y conspiración y lavado de dinero, por lo que fue arrestado en Hillsborough, Florida por el FBI. 

Los jóvenes Mason Sheppard, alias “Chaewon” de 19 años, residente de Inglaterra y Nima Fazeli, alias “Rolex”, de 22 años, residente de Orlando, Florida, también fueron acusados y detenidos por los cargos de intrusión informática, conspiración, fraude electrónico e instigamiento para cometer delitos. 

Para el momento de estos arrestos, el FBI declaró que es una falsa creencia de los hackers pensar que pueden vulnerar plataformas de forma anónima y sin consecuencias. Clark, que era el único menor de edad de los detenidos, sería juzgado en Florida como adulto. 

130 cuentas afectas y $130.000 en bitcoins

La intrusión de seguridad que sufrió Twitter en julio afectó a más de 130 cuentas, entre estas 25 cuentas oficiales y verificadas, de multimillonarios, magnates y empresarios como Bill Gates, Elon Musk, Jeff Bezos, Warren Buffett, Kanye West, Barack Obama, Joe Biden y Mike Bloomberg. Las cuentas de compañías tecnológicas y de criptomonedas como Apple, Uber, Cash App, Gemini, Coinbase, Binance, Kucoin, CoinDesk, SatoshiLite, Tron Foundation, Bitcoin, Ripple y Bitfinex, entre otras, también se vieron afectadas durante el hackeo. 

Con esta intrusión, los hackers buscaban engañar a los seguidores de dichas cuentas promocionando una estafa para robar sus bitcoins. En las cuentas afectadas, los hackers reprodujeron un mismo mensaje indicando que los seguidores que depositaran cierta cantidad de BTC recibirían el doble de lo enviado. Por supuesto, se trataba de un engaño y aunque muchos de los afectados lograron advertir a sus seguidores de la trampa, algunos usuarios que poseían criptomonedas enviaron fondos con la esperanza de duplicarlos. 

La dirección usada por los hackers reunió más de 380 transacciones y 12,8 BTC, valorados en ese momento en unos 130.000 dólares. No obstante, las multas que enfrentan por parte del DOJ son muy superiores a esta cantidad. Así mismo, el uso de bitcoin no ayudó a los hackers a escabullirse de las autoridades policiales, ya que se trata de una criptomoneda altamente transparente y rastreable. 

Jack Dorsey, CEO de Twitter, compartió un comunicado oficial de la plataforma indicando que los hackers utilizaron la ingeniería social para engañar a un pequeño grupo de empleados con acceso a la red interna y a herramientas de soporte técnico específicas. 

Continúa leyendo: REvil, el segundo grupo de hackers más grande del mundo, gana $11 millones con el ransomware

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments