Cobra, el pseudónimo que usa el operador de Bitcoin.org, decidió no comparecer ante un tribunal del Reino Unido, que por ausencia del operador decidió fallar a favor de Craig Wright en su demanda por la propiedad intelectual del whitepaper de Bitcoin. 

El juez David Hodge QC, del Reino Unido, falló a favor de Craig Wright en su demanda contra Cobra, y el sitio web Bitcoin.org, por la propiedad intelectual del whitepaper de Bitcoin. La ausencia del operador del sitio web llevó al juzgado a darle la razón a Wright, porque no había otra opción disponible. 

Según la sentencia, Bitcoin.org debe eliminar el whitepaper de Bitcoin de su portal web y colgar una copia de la orden del juez por al menos 6 meses. El tribunal del Reino Unido también ha ordenado una investigación para conocer los “daños” que Cobra pudo ocasionar a Wright mientras alojaba el whitepaper de Bitcoin y, además, pagar una multa por gastos legales al australiano. 

Cobra, el operador anónimo del portal web Bitcoin.org, recibió una notificación por parte de Craig Wright a principios de año, exigiendo quitar el documento técnico de Bitcoin del portal Bitcoin.org, señalando que el operador estaba violando “sus” derechos de autor al alojar el documento sin su autorización. Para ese entonces, Cobra, que es pseudónimo usado por el operador del sitio web, publicó que no se intimidaría ante la amenaza, ya que Wright nunca ha podido demostrar que es Satoshi Nakamoto y, por tanto, no tiene derechos de autor sobre el whitepaper de Bitcoin. 

Te puede interesar: Craig Wright demanda a dos sitios web por el documento técnico de Bitcoin

Craig Wright, Satoshi Nakamoto y Bitcoin

El polémico empresario australiano Craig Wright ha hecho alarde por mucho tiempo de ser la persona detrás del pseudónimo de “Satoshi Nakamoto”, y se atribuye a sí mismo la creación de Bitcoin, la criptomoneda más importante de la industria. No obstante, a pesar de sus muchas afirmaciones, Wright nunca ha podido demostrar con pruebas reales que él sea el verdadero Satoshi, por lo que sus afirmaciones carecen de sentido y de lógica, y han llevado a gran parte de la comunidad de las criptomonedas, e incluso de los medios, a considerarlo como el “Fake Satoshi”, el “Falso Satoshi” en español. 

Su proclamación sin fundamentos le ha costado a Wright el respeto de gran parte de la cripto comunidad, aunque esto no lo ha detenido en sus varios intentos de llamarse “el verdadero” Satoshi Nakamoto y, con ello, reclamar los derechos de autor de una tecnología que desde el principio fue creada para ser libre, descentralizada y completamente autónoma.

No hay que olvidar que Bitcoin se diseñó como un sistema financiero descentralizado, capaz de funcionar lejos de las pretensiones y de los intereses de unos pocos. Así, si Wright en realidad fuera el “verdadero” Satoshi y hubiera creado a Bitcoin, parece que en muy pocos años se olvidó por completo de los principios básicos que dieron vida a esta criptomoneda, y que la han convertido en lo que es hoy por hoy. 

El whitepaper de Bitcoin se publicó bajo licencia MIT

El whitepaper de Bitcoin se publicó bajo una licencia MIT de software de código abierto, por lo que en realidad el documento y el software de Bitcoin pueden ser usados libremente por todos los desarrolladores que lo deseen. 

La licencia MIT de código abierto inicia con “se otorga permiso, sin cargo, a cualquier persona que obtenga una copia de este software y los archivos de documentación asociados, para utilizar el Software sin restricciones, incluidos, entre otros, los derechos de usar, copiar, modificar, fusionar, publicar, distribuir, sub-licenciar y/o vender copias del Software, y permitir que las personas a quienes se les proporcione el Software hagan lo mismo”

Como indica la licencia MIT, cualquier desarrollador o persona puede usar libremente el software y los documentos asociados a Bitcoin, sin violar la propiedad intelectual. De esta manera, los actuales intentos de Wright de reclamar los derechos de autor sobre Bitcoin están completamente fuera de lugar. La criptomoneda lleva más de 12 años funcionando de manera autónoma y las pretensiones del australiano atentan contra el espíritu de libertad y descentralización de la criptomoneda. 

De hecho, en la actualidad gracias a que el whitepaper fue liberado bajo licencia MIT, es posible encontrar copias del mismo (en inglés y otros idiomas) relicenciadas en licencias aún más libres como Creative Commons, lo que deja claro que el whitepaper en realidad no pertenece a nadie en particular y, al mismo tiempo, nos pertenece a todos. 

Descentralización frente a un sistema manipulable

Cuando la balanza se inclina hacia una de las carteras más grandes del mundo ocurren casos como el de Wright contra Cobra. 

El operador de Bitcoin.org afirmó que “apesta cuando tienes multimillonarios decididos a enterrarte en un frívolo e interminable litigio”. Cobra decidió proteger su anonimato y no presentar una defensa legal contra la acusaciones sin fundamentos de Wright; además, criticó al sistema por dejarse manipular por las pretensiones del multimillonario empresario, aún y cuando este no ha podido demostrar que sea el autor del whitepaper de Bitcoin. 

“Todos sus activos basados ​​en dinero fiduciario están asegurados, en última instancia, por el mismo sistema legal que hoy hizo ilegal que yo publicara el documento técnico de Bitcoin, porque un mentiroso comprobado juró ante un juez que es Satoshi. Un sistema donde la ‘justicia’ depende de quién tiene la billetera más grande”.

Así mismo, el hecho que un tribunal tomará acción y aceptara establecer una demanda contra una persona bajo anonimato, sin conocer si realmente estaba bajo su jurisdicción, pone de manifiesto de qué lado está la balanza. 

Una mentira tras otra

La propia comunidad cripto ha dejado varias veces en ridículo a Wright, desenmascarando públicamente muchas de sus mentiras sobre ser Satoshi. La última de estas fue en el caso Kleiman vs Wright, cuando el empresario declaró bajo juramento al estado, que 145 direcciones de Bitcoin de la era de Satoshi (entre 2009 y 2010) eran de su propiedad, pero que no tenía acceso a ellas debido a que las claves privadas de esas direcciones fueron encriptadas por el supuesto fondo Tulip Trust, que ya no existe en la actualidad. 

Según Wright, estas direcciones demostraban que él era Satoshi, pero unos días más tarde, cada una de las 145 direcciones de Bitcoin fueron movilizadas por sus verdaderos propietarios, revelando una vez más las mentiras del empresario. Uno de los propietarios de las direcciones incluso firmó un mensaje diciendo que no era Wright y que el empresario solo era “un mentiroso y un fraude”. 

Para quienes conocen cómo funciona Bitcoin, solo quien conoce y posee las claves privadas de una dirección puede controlarla, por lo que Wright mintió abiertamente a la corte al jurar que esas direcciones eran “de su propiedad”. 

Wright también ha sido señalado por presentar documentos falsificados y dar falsos testimonios en los tribunales. 

La criptocomunidad defiende el principio de Bitcoin

A pesar del fallo del juez, que es válido en el Reino Unido, gran parte de la comunidad cripto ha expresado su total apoyo a Cobra y al portal web Bitcoin.org. Por otro lado, hay quienes hacen un llamado a la alianza COPA, Cryptocurrency Open Patent Alliance, para que actúe frente a este atropello a la descentralización y la libertad de Bitcoin y de sus millones de usuarios. 

COPA, conformada por grandes empresas de la criptoindustria como Ark Invest, BlockStream, Coinbase, Bitpay, y muchas otras más, presentó una demanda contra Wright en abril de este año, para refutar los intentos del australiano de querer apropiarse de los derechos de autor del whitepaper de Bitcoin y para garantizar un uso libre de la criptomoneda. 

También hay quienes afirman que Wright caerá por su propio peso ante la justicia, cuando el tamaño de “sus falsificaciones y mentiras en los tribunales se vuelva demasiado grande para seguir fuera del radar”

Respecto a la multa que debe pagar al australiano, Cobra señaló que podría enviar el pago a la dirección de Bitcoin asociada al bloque 9 de la red, una dirección a la que solo podría acceder el verdadero Satoshi. 

Cobra recibió donaciones por más de 12 BTC por parte de la comunidad cripto durante el desarrollo del caso. Desde que Wright presentó la demanda contra Cobra y el sitio web Bitcoin.org, cientos de páginas webs, empresas y hasta gobiernos y representantes políticos han alojado el whitepaper de Bitcoin en sus portales, para defender su libertad y la descentralización. 

Continúa leyendo: La alianza cripto COPA defiende la libertad de Bitcoin y demanda a Craig Wright

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments