Muy pronto, los desarrolladores de IOTA podrán probar la nueva plataforma de contratos inteligentes, que permitirá la creación e interacción de este tipo de herramientas para potenciar la usabilidad de IOTA, la blockchain del Internet de las Cosas (IoT). 

IOTA está implementando los contratos inteligentes, o smart contracts, por primera vez dentro de su red blockchain. Gracias al trabajo realizado por los desarrolladores en los últimos meses, los usuarios y desarrolladores que trabajen sobre IOTA ahora pueden comenzar a implementar los contratos inteligentes y sus aplicaciones en la versión Alpha del Protocolo de Contratos Inteligentes de IOTA, conocido por sus siglas en inglés como ISCP (IOTA Smart Contract Protocol)

El lanzamiento de esta versión, anunciado recientemente, marca un importante hito en el desarrollo y consolidación de esta red. IOTA, que está centrada en permitir el intercambio seguro de información y valor en el Internet de las Cosas (IoT), también apunta a maximizar el potencial de los contratos inteligentes para la construcción e implementación de aplicaciones creativas dentro de la red, como activos digitales nativos, intercambios descentralizados creadores de mercados automatizados (AMM), mercados de tokens no fungibles (NFT), plataformas de liquidez y smart contracts que aprovechen el poder de los oráculos construidos en la red IOTA.

La versión alfa de ISCP se esperaba desde hace algún tiempo en la cripto comunidad, por tratarse de una iteración más estable que la primera versión lanzada, la versión Pre-Alpha del protocolo. 

Te puede interesar: Pollen, la nueva red de pruebas para la actualización IOTA 2.0

Competencia para Near y Polkadot

La nueva versión Alpha de ISCP de IOTA le permite a los desarrolladores crear contratos inteligentes basados ​​en esta blockchain, así como crear aplicaciones descentralizadas (dApps) para diversas funciones. Del mismo modo, los desarrolladores también pueden comenzar a implementar redes de smart contracts ejecutadas por nodos Wasp e implementar contratos inteligentes dentro de esas redes o cadenas. 

El trabajo que los desarrolladores ahora pueden crear sobre esta blockchain con los smart contracts, posiciona a IOTA como una red importante dentro del complejo y exigente ecosistema de contratos inteligentes, dominado por proyectos como Ethereum, Polkadot y Near Protocol. Dentro de esta versión, los desarrolladores pueden garantizar mayor interoperabilidad entre distintos proyectos con otras cadenas de bloques; además de resolver otras problemáticas presentes, como la incapacidad de la red de ejecutar protocolos en paralelo y a escala, o la incapacidad de ejecutar contratos inteligentes externos en diferentes maquinas virtuales. También, el nuevo protocolo busca reducir los altos costes asociados a estas interacciones, como los que se ven en Ethereum por las tarifas de Gas. 

El equipo de desarrolladores de ISCP decidió centrarse en desarrollar la capacidad de implementar contratos inteligentes en los nodos de Wasp, mientras se culmina la integración del módulo “Mana” en la red de pruebas Coordicide, que está en la etapa “Pollen”. La integración de este módulo a la red de pruebas está prevista para las próximas semanas y representa un componente esencial del nuevo algoritmo de consenso de IOTA, que elimina la figura del Coordinador del protocolo; y por tanto, ofrece mayor escalabilidad y descentralización.

Coordicide, hacia el futuro de IOTA

Coordicide encamina a IOTA hacia su futuro y evolución, ofreciendo una red más escalable y sin permisos. El objetivo que persigue esta implementación es el de eliminar la figura centralizada del protocolo, llamada Coordinador, que controla y vigila que las transacciones dentro de la red se realicen de forma correcta, y que los nodos actúen de forma honesta y sin trampas. Al ser una figura centralizada controlada por la Fundación IOTA, el Coordinador tiene algunas funciones limitadas, lo que afecta la escalabilidad de la red. Además, esta figura ha sido objeto de fuertes críticas en la industria por ser un punto único de falla que podría paralizar la red si es atacado de forma coordinada. También, el Coordinador aunque no puede invalidar transacciones retroactivamente, si podría congelar de facto los depósitos de los participantes en la red. 

Para solucionar estas problemáticas, el equipo de IOTA está desarrollando Coordicide, una una red de pruebas sin coordinadores que permitirá eliminar la figura del Coordinador de la red, incrementando su escalabilidad, y favoreciendo la descentralización sin comprometerla en ningún momento. 

Coordicide permitirá que las transacciones de IOTA se realicen y confirmen de forma mucho más veloz, en pocos segundos, sin tener que esperar confirmaciones por parte de entidades externas. De esta manera, la red podrá alcanzar verdaderamente la escalabilidad, mejorando de forma significativa el rendimiento en los tiempos de transacción y confirmación, así como la usabilidad y confiabilidad de la red, explican sus desarrolladores. 

Aunque Coordicide aún está en desarrollo, IOTA se está acercando cada vez más a consolidar esta meta, y crear una red con una capacidad de realizar tareas en forma paralela, asincrónica, descentralizada y segura sin precedentes.

La activación de la versión Alpha de ISCP está llevando a MIOTA, el token nativo del proyecto, a crecer en valor. Al cierre de esta edición, MIOTA cotiza en los mercados con un precio de 1,30 $ USD, mostrando un crecimiento de más del 15% en la última semana. 

Continúa leyendo: Chrysalis, la nueva actualización de IOTA ya está aquí

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments