El Banco Central de Irán (CBI) autorizó a los bancos comerciales y casas de cambio registradas del país a utilizar Bitcoin, la primera criptomoneda del mundo, para el pago de importaciones. 

Irán, uno de los países con mayor controversia respecto a las criptomonedas y los activos digitales, autorizó el uso de Bitcoin (BTC) para el pago de importaciones de materias primas y otros productos. Según el informe de Financial Tribune, un medio de información especializado en economía, el Banco Central del país permitirá que los bancos comerciales y las casas de intercambio registradas y autorizadas en Irán, utilicen Bitcoin para pagar sus productos de importación, especialmente materias primas y productos electrónicos. 

El uso de bitcoins para el pago de importaciones le permite al gobierno escapar de las sanciones y los bloqueos comerciales que afronta Irán por parte de los Estados Unidos. No obstante, el Banco Central informó que solo los bitcoins minados legalmente en suelo iraní serán los autorizados para usarse en las operaciones de importaciones; es decir, solo aquellas criptomonedas extraídas por los mineros que estén legalmente registrados en Irán.  

Según el FT, todos los bancos comerciales del país y las casas de intercambio de monedas autorizadas fueron notificados, de manera oficial, con las nuevas regulaciones; por lo que ya pueden comenzar a tramitar y procesar pagos de importaciones con BTC. 

Te puede interesar: En Irán las centrales eléctricas de escala industrial ahora podrán minar Bitcoin

Cambios en las regulaciones de Irán

Permitir el uso de bitcoins en las importaciones es algo que el gobierno de Irán viene estudiando desde hace algún tiempo. Desde 2018, el gobierno había estado recibiendo propuestas de parte de sus analistas y estrategas para adoptar las criptomonedas y los activos digitales como una forma de escapar de las sanciones políticas. 

En octubre del año pasado, la Agencia de Noticias de la República Islámica de Irán (IRNA) informó que el Banco Central estaba analizando una enmienda para modificar las regulaciones existentes, en materia de criptomonedas y activos digitales, para permitir el uso de la criptomoneda líder del mercado, y de otros criptoactivos que se minen de forma legal y autorizada en el país, para las importaciones de bienes y servicios fuera de su frontera.  

Minar bitcoins es legal, comerciar no

La minería de bitcoin y de otras criptomonedas en el país se autorizó de forma legal casi a finales de 2019. El gobierno decidió darle caracter legal a esta productiva actividad en el territorio iraní para aprovechar todo el excedente eléctrico que producen sus grandes reservas de petróleo y de gas, y que no pueden exportarse debido a las sanciones políticas. 

Así, son los mineros autorizados por el gobierno los que aprovechan todo el excedente energético de Irán, que se vende con tarifas bastante económicas. 

No obstante, pese a autorizar la minería legal de criptomonedas, el gobierno prohibió el comercio de activos digitales dentro de su territorio. De hecho, los mineros deben vender los bitcoins extraídos, en los límites autorizados, al Banco Central de Irán. En su momento, el Ministerio de Energía de Irán aclaró que cada granja de minería en el país sería autorizada para minar una cantidad fija de bitcoins y de otros criptoactivos, en función de la cantidad de energía subsidiada y de la potencia de minado que tengan dentro de las redes blockchains. 

El Ministerio también señaló que “los mineros deben suministrar la criptomoneda extraída directamente, y dentro del límite autorizado, a los canales introducidos por el CBI”; es decir, vender los criptoactivos directamente el banco central. Por tanto, las criptomonedas extraídas no pueden comercializarse dentro de plataformas que ofrezcan servicios de criptomonedas en el país, ni ser transferidas o intercambiadas por otras criptomonedas o activos digitales para depositarse en plataformas que operen fuera del territorio iraní. 

En julio de 2020, el CBI autorizó a las plantas y centrales energéticas de Irán para minar bitcoins y otras criptomonedas de manera legal, quienes también deben vender los activos digitales ganados al banco central. 

Minería bajo licencia y meses de incertidumbre

A pesar de que la minería de Bitcoin es legal en Irán, aquellos mineros de criptomonedas que no cuenten con las debidas autorizaciones y licencias por parte del Banco Central y de las autoridades del gobierno, no pueden operar en el país. Por lo que decir que la adopción de las criptomonedas en esta región está creciendo, es algo que aún está muy lejos de la realidad. 

En los últimos meses, Irán ha confiscado gran cantidad de equipos de minería Bitcoin, valorados en varios cientos de miles de dólares, y todo porque los propietarios no estaban autorizados para minar criptomonedas dentro del territorio. 

El último de estos decomisos reportado por un medio local señala que las autoridades incautaron unos 45.000 equipos ASIC. Además, unas 1.600 granjas de minería no autorizadas ya han sido obligadas a cerrar sus instalaciones y a desconectar sus equipos, ya que el gobierno considera que estas son las responsables de los muchos apagones y de la contaminación que han sufrido algunas ciudades. 

Ante las apresuradas afirmaciones del gobierno iraní, varios analistas y expertos en el tema se han enfocado en desmentir estas apreciaciones, ya que el consumo energético de la cantidad de equipos mineros desconectados en Irán representan un porcentaje muy pequeño de la capacidad eléctrica operativa que existe en el país. En este sentido, Ziya Sadr, especialista en criptomonedas, aseguró que los mineros de criptomonedas “no tiene nada que ver con los apagones” en Irán. 

Más interés por el beneficio económico

Mientras otros países ven a las criptomonedas como una pieza fundamental en sus objetivos de crecer en liderazgo mundial, o para la construcción de complejos centros financieros y económicos, parece que el interés de Irán por las criptomonedas está más enfocado en el beneficio económico, y en las opciones que estos activos digitales le brindan al país para escapar de las sanciones impuestas, que por el desarrollo y la innovación que representan estos activos digitales en los mercados, como nuevas tecnologías disruptivas.

Por último, la nación de Oriente se está sumando a la iniciativa de varios países del mundo, de crear sus propios activos digitales soberanos, llamados CBDC. En el caso de Irán, el país apunta a una moneda digital para el rial iraní, que ayude a reducir la necesidad de efectivo en el territorio y, también, que permita impulsar los intercambios comerciales y económicos dentro de la nación. Como informó el FT, Irán podría desarrollar una moneda digital nacional para “promover los servicios financieros y de pago en la industria bancaria nacional, a nivel interbancario y microbancario”.

Continúa leyendo: Se avecinan nuevas regulaciones para Bitcoin, dice ex presidente de la SEC

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments