¿Qué son los pools de staking y para qué sirven?

Los pools de staking ofrecen recompensas más bajas, pero permiten a usuarios minoristas participar en los nodos de validación.

Pool de staking portada

Un staking pool permite a un grupo de personas unir sus tenencias de tokens para mejorar los recursos computacionales de una cadena de bloques.

Las pools de staking están disponibles en todas aquellas cadenas de bloques que funcionan con un mecanismo de consenso Proof of Stake (PoS). Sin embargo, se trata de un concepto algo desconocido que algunas veces provoca cierto recelo entre algunos inversores y usuarios de criptomonedas.

Este tipo de grupos se ha popularizado desde que Ethereum activará el staking de ETH en su red Beacon Chain. Por ejemplo, para crear un nodo validador en Ethereum se necesitan 32 ETH. Al precio actual, resulta complicado para un usuario minorista gestionar un nodo por su cuenta, por lo que se suelen unir en un pool de staking para poder participar.

Te podría interesar: El staking en Ethereum 2.0 ha superado los 12 millones de ETH depositados

¿Qué es un pool de staking?

En resumen, se trata de un grupo de personas que unen sus tokens y los bloquean en una dirección concreta de la cadena de bloques o en una cartera, para aumentar las probabilidades de recibir una recompensa de bloque. A cambio, todos ellos reciben un porcentaje de rendimiento anual (APY).

Los tokens bloqueados se vinculan al desarrollo y a la seguridad de la blockchain. A cambio, esta proporciona a los participantes, a través del operador del pool público de staking, un porcentaje de recompensas basado en el número de tokens bloqueados cada vez que verifican un bloque nuevo.

Los pools de staking son una herramienta perfecta para grupos de inversores minoristas que quieren participar en la actividad de staking, pero sin tener que apostar grandes cantidades de un token. 

¿Qué ventajas tiene participar en un pool de staking?

Una de las principales ventajas de los pools de staking es que ofrecen recompensas en base a la cantidad de tokens apostados. De esta forma, los usuarios tienen la posibilidad de generar un ingreso pasivo, siempre que los tokens se mantengan bloqueados a largo plazo.

Además, los usuarios que invierten sus tokens no se tienen que preocupar de cómo funciona el nodo de validación, ya que es el operador del nodo el responsable de la gestión y del funcionamiento.

Los participantes son recompensados con tokens recién acuñados cada vez que se valida y añade un nuevo bloque de transacciones. Los usuarios recibirán su parte justa en proporción al número de tokens apostados y la cadena de bloques mejora su infraestructura y seguridad.

Te puede interesar: Todo lo que sabemos de The Merge, la actualización de Ethereum

¿Qué desventajas puede tener participar en un pool de staking?

En primer lugar, hay que analizar en profundidad tanto el operador de pool que se elige, como la cadena de bloques en la que vamos a realizar el staking. 

Al bloquear los tokens en estas direcciones, los usuarios “pierden” el control de sus tokens, que pasan a estar bloqueados en la dirección del nodo, que a su vez está gestionada por el validador. En este sentido, siempre es aconsejable elegir pools que permitan a los usuarios participar en el proceso y tomar decisiones, para evitar la creación de «cárteles» de pools que acaparen el staking y puedan llegar a manipular las transacciones.

Por otra parte, las recompensas de los pools son más pequeñas que las que reciben aquellos que bloquean directamente sus tokens, ya que estas plataformas tienen que dividir los beneficios entre todos los participantes y pagar las comisiones y tasas que suelen aplicar. 

Las recompensas de los pools de staking

Como hemos explicado, a cambio de bloquear los tokens en un nodo, los participantes reciben recompensas además de sus ganancias de capital obtenidas a través de la apreciación del valor de los tokens.

En este sentido, un usuario puede participar en un pool de staking con una fracción del número de tokens requerido para convertirse en validador de una blockchain, mientras que el pool recompensa a los usuarios de forma diaria, semanal o mensual. 

Habitualmente, la elección de un pool de staking depende de varios factores, como las tasas de comisión, la forma en la que contribuyen al ecosistema o la creación del código para proyectos que validan. 

Además, muchos operadores de staking ofrecen propuestas de valor únicas que pueden resultar atractivas para los usuarios.

Compra ETH en Bit2Me