Durante un discurso, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (FED) de los Estados Unidos expresó las nuevas políticas monetarias del país, donde las tasas de interés se mantendrán en casi cero mientras que la tasa de inflación sobrepasará el 2% anual. 

Debido a los estragos causados por la pandemia del COVID-19 y la crisis económica actual, la Reserva Federal (FED) de los Estados Unidos está tomando medidas drásticas para rediseñar la política monetaria de la nación. En este sentido, el presidente de la FED, Jerome Powell expresó durante un discurso que la entidad permitirá que la tasa de inflación sea más alta que la original durante algún tiempo, esto como medida para respaldar la economía general y el mercado laboral luego de los estragos ocasionados por la crisis. Así mismo, Powell destacó que las tasas de interés sobre los fondos de la FED continuarán en casi cero y que la entidad continuará la compra de bonos del Tesoro de EE.UU por la suma de 80 mil millones de dólares entre agosto y septiembre. 

Por su parte, aunque en sus declaraciones Powell destacó que las nuevas políticas monetarias se implementarán “por algún tiempo”, no definió de cuánto tiempo estaba hablando, por lo que Quincy Krosby, un reconocido estratega de mercado de Prudential Financial, afirmó que se trataba de preguntas abiertas cuyas respuestas son desconocidas hasta el momento. 

“Todas estas son preguntas abiertas. La respuesta es, no lo sabemos, ni la Fed lo sabe. Simplemente saben lo que quieren ver”.

Así, aunque las nuevas políticas monetarias no tendrán un impacto inmediato en la economía actual, con el tiempo sí tendrán un profundo impacto en el precio y valor de varios bienes y activos, incluidas las criptomonedas y los activos digitales. 

Te puede interesar: FedNow, el nuevo sistema de pago de la Reserva Federal de los Estados Unidos

Implicaciones sobre el sistema financiero general y las criptomonedas

Como ya se mencionó, las nuevas políticas monetarias implementadas por la FED tendrán profundas implicaciones sobre el modo de funcionar del actual sistema financiero. Ahora los bancos podrán disponer de los fondos de los usuarios y clientes sin tener que pagarles intereses por mantener sus depósitos, al mismo tiempo que no podrán ofrecer productos competitivos ni protección a los consumidores en caso de incumplimientos bancarios. 

De igual forma, el precio de los bienes raíces, las acciones, el oro, el petróleo, las criptomonedas, las stablecoins y otros activos se verá afectado a largo plazo por estas políticas. Así mismo, el papel fundamental que ha venido desempeñando la FED como uno de los bancos más importantes y poderosos del mundo también cambiará. Las nuevas políticas obligarán a los bancos a mantener sus activos en la FED, en lugar de hacer préstamos y movimientos importantes con el dinero. 

Se trata pues de un cambio profundo y silencioso que transformará el sistema financiero actual, y las criptomonedas, al igual que en el pasado, no escaparan de ello. En 2009, cuando se dio a conocer Bitcoin, la economía afrontaba una dura situación, y como hoy, varias de las bases y las tendencias económicas que se consideraban seguras y eficientes, tambaleaban. Los cambios en la política monetaria de Estados Unidos puede desencadenar una nueva realidad para el progreso y desarrollo masivo de las criptomonedas y los activos digitales, en un momento como este donde los bancos están en una constante lucha por mantener su poder y no ceder ante el caos económico. La evolución de las instituciones financieras tradicionales por otras nuevas y más eficientes es una necesidad que no puede ocultarse, así como la necesidad de integrar nuevas tecnologías y transformar el modelo económico, financiero y comercial actual. 

Las stablecoins fuera del sistema bancario actual

Para que las stablecoins y los activos digitales puedan disfrutar de una verdadera adopción masiva, será necesario que estos activos rompan con las conexiones que tienen con el sistema bancario tradicional como tenedores de garantías, y en su lugar, encuentren el modo de mantener sus garantías y cumplir con las regulaciones establecidas fuera de este sistema. 

Las stablecoins y los activos digitales deben tener la capacidad de brindar valor y estabilidad de forma propia fuera del sistema bancario, además de impactar la economía global a través de su capacidad para cubrir necesidades mucho más amplias en los usuarios y en la sociedad en general. Un punto importante es todo esto es la necesidad de minimizar los costos asociados a la gestión y distribución de estímulos y otros fondos, algo que se hubiera logrado de contar con dinero programable que sea entendible para los agentes económicos habituales que lo requieren.

Entonces, aunque hasta el momento los activos digitales aún tienen mucho camino por recorrer, las nuevas políticas monetarias de la FED abren las puertas hacia el desarrollo de nuevas posibilidades y mecanismos que sienten las bases de una nueva economía basada en activos digitales y dinero programable, donde los bancos comerciales tendrán que mejorar significativamente varios aspectos para continuar siendo rentables. 

Por último, hasta la fecha, en relación con las criptomonedas, desde que se dieron a conocer las nuevas políticas monetarias de la FED el precio de Bitcoin subió, cayó y volvió a subir, pasando de los 11.400 $ USD a los 11.600 $ USD, luego a los 11.380 $ USD y ahora a los 12.030 $ USD por unidad a la fecha de esta publicación.  

Continúa leyendo: Agencias federales de EE.UU se enfocan en las potencialidades de la tecnología blockchain

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments