Luna 2.0 pasa la votación y no tardará en activarse

La votación para la bifurcación de la blockchain Terra termina con una mayor de votos a favor

Terra Bifurcación portada

Tras aprobarse el fork propuesto por Do Kwon, la testnet de Luna 2.0 ya está activa y se espera que la red principal esté funcionando el próximo viernes 27 de mayo.

Hace nueve días, el fundador y CEO de Terraform Labs, Do Kwon, compartió en el foro oficial de Terra su plan para resucitar el ecosistema, tras la debacle sufrida por la caída en picado de Luna y UST. 

La “Propuesta 1623” consistía en una bifurcación de la red creando una blockchain nueva, Terra 2.0, en la que no habría moneda estable y que se dedicaría casi a los proyectos Web 3 y DeFi, cuyo token será LUNA (aunque podríamos llamarlo Luna 2.0), y dejando la antigua cadena de bloques, que pasará a llamarse Terra Classic y su token será Luna Classic.

Te puede interesar: El Plan para salvar a LUNA y UST

La propuesta fue aprobada ayer con el 65,5% de votos a favor (unos 200 millones) y solo el 13,2% de los votos en contra y “con veto” (unos 41 millones). El 21% de los votantes (54 millones) se abstuvieron. Los votos se basan en la tenencia de tokens LUNA, con un voto por token, y no uno por usuario.

¿Cuándo se lanzará Terra 2.0?

La testnet (red de pruebas) de Terra 2.0 ya se ha activado, según un tuit publicado por Orbital Command, un validador de la red Terra que se dedica a “educar a la comunidad”. La red de pruebas se utiliza para probar el funcionamiento de la cadena de bloques.

La red definitiva se lanzará el día 27 de mayo e irá acompañada de un airdrop de los nuevos tokens LUNA para todos aquellos usuarios que no vendieron sus tokens LUNA (en realidad LUNA 2.0) o las stablecoin UST durante la debacle del ecosistema.

Según la propuesta, los tokens se distribuirán de la siguiente manera:

  • 30% al fondo de la comunidad.
  • 35% a holders de LUNA antes del ataque.
  • 10% a holders de UST antes del ataque.
  • 10% a holders de LUNA después del ataque.
  • 15% a holders de UST después del ataque.

Todos estos recibirán sus tokens el día 27 de mayo, cuando se active la red. El resto de los tokens se irán consolidando mediante un linear vesting en los próximos dos años, con un límite de cinco meses.

A pesar de las dudas que han surgido en gran parte de la comunidad sobre el fork de Terra, Orbital Commander ha explicado en Twitter que muchos de los grandes proyectos como Anchor, Spectrum, Nexus, Phoenix o Astroport ya se han movido a la testnet de Terra.

El validador también ha explicado que, como mínimo, la nueva blockchain estará en el centro del ecosistema de Cosmos. Los usuarios de Cosmos pueden llevar sus activos a las nuevas redes para ofrecer servicios.

¿Qué pasa con Do Kwon?

A pesar del éxito de la propuesta de Do Kwon, la votación y la propuesta en sí no han estado exentas de polémicas. 

En primer lugar, la propia figura del CEO lleva envuelta en polémicas desde la caída de UST. No solo se lo ha relacionado con otros escándalos anteriores y con la caída de otros proyectos de monedas estables algorítmicas, sino que aparecieron rumores sobre una posible imputación de Kwon por parte de las autoridades coreanas.

Te puede interesar: Do Kwon propone dividir Terra

La semana pasada, el equipo legal de Terra al completo dimitió, algo que Kwon achaca a la complejidad de la situación y no a “posibles malas prácticas” en el caso de UST.

Al mismo tiempo, saltaba la noticia de que TerraForm Labs había cambiado su sede de Corea del Sur a Singapur pocos días antes del desastre, algo que Kwon tacha de “simple coincidencia” y asegura que la decisión estaba tomada desde 2021.

Para empeorar la situación, Kwon implementó varios cambios a la “Propuesta 1623” sin consultar con la comunidad, algo que no ha gustado nada a una parte de los usuarios del ecosistema. 

Por otra parte, Kwon ha comparado el fork de su cadena de bloques con la bifurcación que implementó Ethereum en 2016, tras el hackeo a DAO, tratando de defender su propuesta frente a todos aquellos que se oponían y que abogaban por la quema de LUNA para recuperar el equilibrio en el suministro de tokens.

Sin embargo, queda por ver qué recorrido tendrán las dos redes. Tanto Terra 2.0 como Terra Classic han quedado muy tocadas a nivel de confianza de los usuarios. En este sentido, muchos miembros de la comunidad y antiguos inversores, han señalado que, mientras Kwon siga al frente del proyecto, los inversores no depositarán su confianza en él.

New call-to-action