Muy pronto, gigantes bancarios como Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y el Banco Sabadell, cinco de los bancos más grandes de la Unión Europea, comenzarán a implementar pruebas piloto en España sobre el euro digital, la nueva moneda que será emitida por el Banco Central Europeo. 

La principal entidad bancaria de Europa, el Banco Central Europeo (BCE), dará inicio a pruebas piloto al euro digital, una moneda digital emitida por el banco central (Central Bank Digital CurrencyCBDC). Las pruebas se desarrollarán en España junto a cinco de las entidades bancarias más grandes e importantes de la región y a compañías de servicios de pagos como Iberpay. La introducción de una moneda digital al ecosistema financiero de España y Europa tiene como principio mantener a la región a la vanguardia de la innovación y la transformación digital que se vive a nivel mundial.

Desde hace algún tiempo, el BCE viene desarrollando pruebas al euro digital a través de los Bancos Centrales de Italia y Francia. Ahora, a la iniciativa se une España, quien a través de Iberpay y los bancos de Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y el Banco Sabadell, comenzará las pruebas con la moneda digital. Para la pruebas, Iberpay será la compañía de pagos encargada de centralizar la iniciativa, gracias a su trayectoria exitosa en el sector. Iberpay recibirá los tokens emitidos por el Banco Central Europeo y los distribuirá entre las diferentes entidades bancarias que participan en el proyecto. A su vez, estas entidades distribuirán los tokens a sus clientes y usuarios. 

Te puede interesar: El Banco Central de Francia avanza en las pruebas piloto del euro digital

Una carrera entre varias naciones

Grandes potencias como China, Japón, Rusia, y probablemente Estados Unidos, están desarrollando una moneda digital como parte de su estrategia para dominar el sistema financiero mundial. Debido a esto, la Unión Europea se ve en la necesidad de desarrollar una moneda digital con el potencial de hacer frente a las innovaciones que presentan otras naciones, y que podrían poner en tela de juicio la capacidad de la región para garantizar su estabilidad económica. 

Una moneda digital emitida por China, por ejemplo, tendría el potencial de impactar negativamente al eurosistema, al permitir que se realicen transacciones de dinero sin el debido control de las leyes europeas, lo mismo que otras iniciativas de monedas digitales privadas, que podrán hacerse con la soberanía monetaria pública a través de sus infraestructuras digitales de orden global. El proyecto de moneda digital de Facebook, Libra, y otras implementaciones como Alipay y WeChat, se presentan como fuertes competidores con el potencial de posicionarse como emisores y gestores de monedas privadas universales. 

Debido a esto, el Banco Central Europeo está en la obligación de emitir su propia moneda digital; una que garantice la accesibilidad del dinero del banco central a los ciudadanos, y que garantice la permanencia del dinero en manos de la entidad y no de corporaciones privadas. Así mismo, la importancia de la emisión de un euro digital juega un papel fundamental dentro de las economías europeas que cada día disponen de menos efectivo para realizar pagos. 

Importancia del euro digital

Un euro digital facilitará la realización de transacciones diarias, pagos a minoristas para realizar compras, transferencias de dinero entre familiares, y mucho más. La digitalización de esta moneda permitirá mejorar y optimizar el sistema financiero actual, así los usuarios y las entidades financieras de la región podrán realizar pagos de manera inmediata, moviendo el dinero entre entidades o particulares al instante. 

Del mismo modo, el euro digital permitirá la realización de pequeñas transacciones, incluso de fracciones de euro de ser necesario, algo que con el dinero fiduciario no es posible. El profesor de Finanzas de ICADE Business School, Luis Garvía, señaló en una entrevista que una de las ventajas principales que ofrece el euro digital frente al euro fiduciario es como unidad de cuenta para “contar valores muy pequeños”. 

El euro digital también permite la realización de transacciones por tarifas de comisión muy pequeñas, en comparación con los instrumentos financieros tradicionales. Garvía también señaló que en las transacciones internacionales convencionales se utilizan mecanismos como Swift, donde una transacción puede demorar hasta 2 días en efectuarse. Ante esta realidad, el profesor de finanzas argumenta que “el dinero tradicional no es ágil en transferencias internacionales”, por el contrario, resalta las propiedades ventajosas de las criptomonedas y los activos digitales para efectuar transacciones inmediatas con comisiones muy bajas. 

Posibles afectaciones del euro digital

Garvía señala que, por las potenciales que presentan los activos digitales, como la posibilidad de que los propios usuarios gestionen y controlen su propio dinero, la figura de la entidad bancaria puede llegar a desaparecer. 

“Como el dinero lo puede controlar el propio usuario, la función de intermediación de los bancos tradicionales desaparece”.

A juicio del experto en finanzas, la emisión de un euro digital también supondrá un mayor control monetario, algo que sin dudas será positivo para el sistema y las políticas públicas, al permitir una mayor eficiencia y conciencia sobre lo que hacemos con nuestro dinero. Por ende, habrá una mejor gestión de nuestros recursos y finanzas. En el caso de los usuarios particulares, Garvía señala que el uso del euro digital será similar al uso de euros tradicionales depositados en una cuenta bancaria, aunque estos se podrán operar a través de internet con mayor facilidad y seguridad que los tradicionales. 

Continúa leyendo: Parlamento Europeo presenta informe sobre el papel de los activos digitales en la economía europea

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments