Las criptomonedas están ayudando a los países de América Latina y el Caribe a superar sus crisis actuales, ganando mayor confianza y popularidad entre los ciudadanos. 

Las criptomonedas son cada vez más comunes en los países de América Latina y el Caribe, desde aquellos donde sus políticos las promueven como bandera de cambio, hasta aquellos en los que se recuerda que aún carecen de legalidad. 

En agosto, Chainalysis certificó con un estudio la importancia actual que tienen las criptomonedas en esta región del mundo. La firma de análisis blockchain señaló que los criptoactivos se han convertido en la fuerza impulsora de las economías emergentes. Un completo acierto si miramos el auge y la adopción que las criptomonedas están teniendo en países como El Salvador, Venezuela, Argentina, Brasil, Colombia, México y Cuba. 

El volumen de operaciones con criptomonedas que se mueve en la región aún es uno de los más pequeños, comparado con otras regiones como Europa, que es actualmente la criptoeconomía más grande del mundo. No obstante, el interés de los ciudadanos por esta clase de activos digitales está llevando a los negocios y comercios a adoptar las criptomonedas como medio de pago, a las universidades a listar nuevas carreras enfocadas en estas tecnologías innovadoras y a los políticos a plantearse nuevas regulaciones que permitan al criptomercado desarrollarse de forma sostenible y saludable. 

Te puede interesar: Criptomonedas, la fuerza impulsora de las economías emergentes en América Latina y el mundo

Adopción de las criptomonedas en América Latina

El uso y conocimiento acerca de las criptomonedas y los activos digitales se ha impulsado considerablemente en América Latina y el Caribe, y aquí algunas de las razones principales de esta creciente adopción. 

Bitcoin, cobertura contra la inflación

Buena parte del boom de las criptomonedas en América Latina está siendo causado por Bitcoin, la primera criptomoneda exitosa del mundo. Bitcoin, que se lanzó al mercado en 2009, se ha revalorizado de una forma nunca jamás imaginada en los últimos 12 años. A la fecha, la criptomoneda líder de la industria cotiza cerca de los 57.500 dólares por unidad; esto es más de un 80.000% de crecimiento desde que superó los 100 dólares por primera vez. Y es precisamente este potencial de revalorización a largo plazo, lo que ha convertido a Bitcoin en el activo de cobertura preferido de muchos. 

Evolución del precio de Bitcoin (BTC) desde 2013 hasta la actualidad.
Fuente: CoinGecko

No hay que olvidar que muchas naciones de América Latina y el Caribe enfrentan duras crisis económicas, especialmente Venezuela, Argentina y Cuba, donde la devaluación económica y la inestabilidad de sus monedas fiduciarias diezman los ingresos y ahorros de los ciudadanos cada día.

Sebastián Villanueva, de SatoshiTango, dijo a Chainalysis que países como Venezuela y Argentina están “imprimiendo dinero como locos”, provocando que sus monedas fiduciarias pierdan valor. Esto es lo que está impulsando la adopción de las criptomonedas, aseguró.

Envío de remesas

También, por sus características y propiedades, las criptomonedas se han convertido en el medio perfecto para recibir valor en la región. Según Chainalysis, las remesas a través de criptomonedas en América Latina han crecido de forma exponencial en los últimos dos años, gracias a que estos activos digitales permiten realizar transacciones transfronterizas directas a cualquier persona en cualquier parte y a muy bajo coste. Lo tiempos de espera para recibir dinero a través de transacciones con criptomonedas también son bastante reducidos, en comparación con los medios tradicionales. 

Medio de pago

Así mismo, cada vez es más común que los negocios y comercios en América Latina y el Caribe acepten criptomonedas como medio de pago. La razón principal de esta adopción es que el valor de los criptoactivos no se ve afectado por la inflación actual que existe en la región, lo que le permite ser una especie de moneda “dura” con la que los comerciantes y ciudadanos pueden preservar su valor. También, al facilitar los pagos digitales por cualquier cantidad de dinero, por pequeña o grande que sea, las criptomonedas ayudan a solventar la crisis y escasez de efectivo, especialmente en países como Venezuela. 

Recientemente, el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía (Venezuela) informó que comenzará a aceptar criptomonedas como alternativa de pago por sus ticketes aéreos. También, las cadenas de supermercados Bio Mercados, Excelsior Gama y Central Madeirense y otros establecimientos en el país, como Traki, Farmatodo, Pizza Hut, Church’s Chicken y Cines Unidos, ya aceptan pagos en bitcoins y otros criptoactivos. Datos recientes del medio digital El Diario indican que en Venezuela existen cerca de 20.000 establecimientos y negocios que aceptan criptomonedas. También, el país latino está estrenando su primer café temático especializado en Bitcoin. 

En otro países como Cuba, el gran auge de las criptomonedas hizo que el país declara legal los pago y remesas con estos activos digitales. Mientras que en El Salvador, el primer país del mundo en dar curso legal a Bitcoin hace aproximadamente un mes, ya existen más de 180 comercios aceptando pagos con la criptomoneda. 

Compra de bienes inmuebles

Otro de los casos de uso de las criptomonedas que se está volviendo bastante común en América Latina es la compra de bienes raíces. En Venezuela y Colombia ya se han celebrado ventas de propiedades utilizando criptoactivos como medio pago, pero siempre en común acuerdo con el vendedor. 

Camilo Suarez, presidente de Asoblockchain y fundador y CEO la firma Suarez Venegas en Colombia, dijo en una entrevista que aunque las criptomonedas no tienen status legal en el país, como si ocurre en El Salvador, son igualmente viables a la hora de comprar inmuebles, en un proceso conocido como permuta. El experto explicó que las compras de propiedades con  criptomonedas en Colombia exigen un documento donde se detalla el valor de la propiedad y su equivalente en criptomonedas, así como las direcciones de envío y recepción de los criptoactivos y un recibo de pago que incluye el hash de la operación.

Minería y energía renovable

La minería de criptomonedas, la columna vertebral del cripto espacio, también está viendo un gran auge en América Latina. Empresas como Bitfarms comienzan a expandirse aún más en esta región, mientras que algunos gobiernos están centrados en atraer inversión y capital extranjero a sus territorios, ofreciendo ventajas a los mineros, como el acceso a energía barata desde fuentes renovables. 

En El Salvador, que cuenta con grandes avances en su iniciativa de minar bitcoins con energía renovable, está construyendo un centro de minado impulsado por el calor de los volcanes. En Paraguay, el país estudia la aprobación de un proyecto de ley que convertirá a la nación en un referente global de la minería cripto, de forma segura y amigable con el ambiente; aunque el país no tiene planes de adoptar Bitcoin de forma legal. 

Crecimiento educacional 

El crecimiento de los usuarios de criptomonedas y de las empresas que ofrecen servicios con estos activos digitales en América Latina, está impulsando a las universidades en la región a impartir nuevos cursos y carreras profesionales centrados en estas innovadoras tecnologías. 

En países como Colombia, Venezuela, Chile, Argentina y otros más ya es una realidad poder tomar cursos y diplomados especializados sobre Blockchain y Criptomonedas y hasta estudiar una carrera profesional dentro de este sector tecnológico. Universidades de reconocimiento y prestigio como la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Institución Universitaria Digital en Colombia, la Universidad de Sao Paulo en Brasil y la Universidad de Palermo en Argentina son algunas de las muchas que ya están formando a profesionales en la revolución de las criptomonedas y las nuevas tecnologías. 

Los programas de estudio de estas universidades están enfocados en formar profesionales y expertos capacitados en criptomonedas para explorar todos los avances tecnológicos que acompañan a esta innovación y satisfacer la demanda de profesionales en el mercado; por lo que abarcan desde el desarrollo e implementación de plataformas blockchain, hasta el desarrollo de contratos inteligentes, aplicaciones descentralizadas (DApps), creación de wallets o monederos digitales, plataformas de trading y hasta de los populares tokens no fungibles o NFT.

Un alto nivel de educación y formación sobre Bitcoin, Blockchain y la industria cripto en general ayudará a los países de América Latina y el Caribe a impulsar el desarrollo de estas nuevas tecnologías, así como a impulsar su crecimiento y desarrollo económico y el de las industrias que hacen uso de ellas. 

El papel de América en cripto

Aunque las criptomonedas ya son una tendencia en América Latina, muchos de sus gobiernos parecen que aún no están convencidos del potencial y los beneficios que esta industria puede ofrecer. En el caso de Argentina, el gobierno del país está comenzando a imponer nuevos requisitos estrictos para limitar la entrada a este mercado emergente. 

Por otro lado, Cuba aclaró que aunque los pagos y remesas con criptoactivos son legales, el uso de criptomonedas está limitado solo para operaciones monetario-mercantiles y de intercambio. Otras naciones, como Brasil, Panamá, Colombia y hasta México si están considerando el enorme potencial que engloban los activos digitales y están flexibilizando sus normativas para adaptarse a esta innovación tecnológica. 

En resumen, aunque las criptomonedas han ganado mayor confianza y los pagos y las remesas con criptoactivos se han popularizado en los últimos años, aún falta por ver las decisiones que tomarán los reguladores y legisladores en esta región para potenciar la criptoindustria, proveyendo seguridad y estabilidad para su adopción masiva. 

Continúa leyendo: Bitcoin y las criptomonedas ya son legales para pagos y remesas en Cuba

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments